Fotógrafa brasileña afincada en Madrid. Pequeña, nerviosa, contagia entusiasmo e inspira tanto como su obra Humanae.
Ha fotografiado el rostro de miles de voluntarios de más de veinte países. El fondo de los retratos es del mismo color que el rostro de la persona fotografiada, luego lo asocia al color Pantone correspondiente e indica este a pie de foto. Su obra, simple y genial, hace trizas los estereotipos asociados a la raza, con los que se ha dado color a la humanidad, “blanca”, “negra”, “amarilla”, “roja”. Su obra ha sido portada en National Geographic, ha expuesto en Davos y en multitud de ciudades del mundo.
En un momento en el que el racismo es portada frecuente en las noticias, Angélica promueve y cuando puede realiza personalmente talleres en centros escolares de todo el mundo, utilizando su arte como recurso educativo para infundir valoresy potenciar el diálogo.
Angélica es una muestra de cómo el arte contribuye a cambiar el mundo. Su mensaje de identidad y diversidad; todos iguales y todos diferentes, ha logrado eliminar la casilla de raza, de obligado cumplimiento de la partida de matrimonio creo del estado de Virginia, en Usa. Un abogado le pidió su

colaboración haciendo uso de su obra para conseguir este
objetivo.

Categorizado en: